Sunday, January 21, 2007

A veces las patadas no son tan malas...



Isaac me iba a enseñar una araña, muy emocionado. Me lleva hasta donde la vió, y puso una oreja en el piso (como esperando oír una estampida)... yo también me tiré al piso de lado, cuan larga soy. En eso, la veo: una araña del tamaño de mis 2 manos extendidas, horrible y enorme. Me quise levantar, pero no pude, se me acercó rápidamente a los pies. Gabriel la trató de agarrar como si fuera escorpión, por la cola, pero se giró la araña para picarle una mano... la retiró inmediatamente. La araña corre hacia mi espalda y puedo sentir sus patas horribles tocando mi espalda...

Acto seguido, me despierto asustada... no hay araña, ni nada... sólo los pies de Isaac en mi espalda.
No soy masoquista, pero nunca había estado tan feliz de sentir a un niño de 3 años pateándome.


7 comments:

Miryam said...

Pues se supone que soñar con arañas es de buena suerte :)

Claude Sandbed said...

pues es mejor suerte soñarlas que tenerlas enfrente, eso si!

malú Lara said...

hay calu hiciste que se me enchinara la piel, que susto aunque fuera un sueño. saludos

Gadósfero said...

Sopas, hasta la piel se me puso chinita.

bnszqf

Liss said...

Jajaja, yo ya me habia asustado, sobre todo q pense q el mundo de verdad se estaba acabando, con este frio y una araña deambulando por ahi como si nada pasara, jajjaja.

Que tengas lindos sueños ;)

Amanda Gris said...

eso soñaste en mi cumpleaños?

Claude Sandbed said...

no, Amandita... lo soñe dos noches antes, pero hasta ayer lo pude "postiar"... sorry...
Happy B-day!!