Monday, February 05, 2007

A propósito de resfriados…

Cuando uno estornuda un par de veces, sin estar enfermo, puede ser muy relajante y liberador.
Mi abuelita (Q.E.P.D.) era muy escandalosa para estornudar, y cuando lo hacía temblaba la casa; yo creo que en ese cuerpecito todo lo que había era pulmones.
En la universidad, había una chica que estornudaba como 10 veces seguidas, rápido y sin hacer mucho ruido, al grado de que al principio no sabíamos si se estaba ahogando o estornudando; pero era tan puntual y constante, que cuando la escuchabamos que empezaba a estornudar, decíamos “Tamara está estornudando, ya son las 8 am”. Era nuestro timbre para cambiar de maestro a esa hora.
Cuando alguien va a estornudar, puede uno cortarle la inspiración (tanto la del aire como la motivacional) al decirle “Salud” antes de tiempo.

Tengo un tío que nos gana, y cuando estornuda en lugar de decir
“a-a-achoo” dice
“a-a-gracias”; nos quita la inspiración de decirle “salud”.

Aaron e Isaac siempre estornudan con una medicina que toman para la alergia. Aaron ya le busca el lado amable al asunto, y cuando estornuda en lugar de
“a-a-achoo” dice
“a-a-achii” y luego dice “huahua”.

Tal vez escrito no tiene sentido, pero en vivo y en directo (con spray de medicina y babas) suena a “Chihuahua”. Lo que no sé es si contestarle con el nombre de otro Estado de la República, o con la Capital de Chihuahua.

Por lo pronto, le contesto simplemente con un “salud”.

No comments: