Saturday, April 28, 2007

Sirvió el “sleeping bag”?



Siguiendo el tema del campamento, Aaron llevó el “sleeping bag”, pero creo que lo último que hicieron fue dormir.
La maestra no supo a qué horas se durmieron, porque todos lo hicieron a horas diferentes, hasta que el cuerpo no dió mas. Aaron y un vecinito tenían planeado dormir uno enseguida del otro (si digo dormir juntos se lee feo), pero los acostaron en las esquinas del salón.
Se quejaron? No.
Pidieron moverse? No.
Razón: aparentemente no hay razón; el único dato que tengo es que durmieron enseguida de niñas.
Estoy segura que nada inapropiado pasó. Ni de aquí para allá ni de allá para acá. Las ojeras de las maestras dan fe de que estuvieron bien cuidados.

A las 4pm del viernes, Aaron dijo estar cansadito y se acostó.
A las 7am del sábado despertó.
15 horas de sueño semi-interrumpido (porque a las 10pm lo llevé al baño)? Priceless.

Friday, April 27, 2007

Escalera descompuesta



El jueves se quedaron los niños en el kinder, desde las 5:30 pm hasta las 8 am del viernes. Durmieron en el salón y toda la cosa.

Isaac no supo que pasó, hasta que en la noche extrañó a su hermano en la cena.

“Aaron falta” dijo, a punto de subir la escalera.

“se va a quedar a dormir en el kinder. Te acuerdas que se llevó el sleeping bag? Pues ahí va a dormir”.

“ah, sleeping bag”.

Sólo los niños pueden hacer una canción y un juego de todo. Subió las escaleras, de una en una, y en cada una iba repitiendo la frase “sleeping bag”, como cantándola... puedo decir con exactitud que son 15 escalones, pero no sé cuantas veces repitió la frase correctamente, porque la iba cambiando cual teléfono descompuesto:
Sleeping bag
Sleeping bag
Sleeping back
Sleeping back
Sleep back
Sleep back
Come back
Come back

Para el ultimo escalón, voltea para atrás y me pregunta: “come back es para que se regresen?”

Escalera descompuesta, o subconsciente trabajando a lo máximo?

Thursday, April 26, 2007

Práctico, como su madre…

Nota: Llevar lonche se permite, pero las loncheras se prohíben por la distracción que causan (como si fueran juguetes).

Afuera del kinder, esperando a que salgan, me dice una señora: “ya van 2 loncheras que me pierde en el año la niña”.

Yo: “lleva lonchera? El niño lleva su lonche es bolsita de plástico”.


Señora: “Claro que lleva, otras niñas tambien, de las princesitas, y ahí se las presumen entre ellas”.

Yo: “Mi niño lleva bolsita de plástico, y le gusta sacar el lonche destrozándola, como si fuera Hulk”.

Esa, my friends, es la diferencia entre los niños y las niñas: las niñas presumen la loncherita más bonita, y los niños presumen quién es más fuerte y destroza la bolsita.


Por mi parte? Me salen más baratas las bolsitas, así que...

Monday, April 23, 2007

Aguada…


Saliendo del kinder, le dí un aventón a una mamá y a su niña. Empezamos a platicar, y comenta que ya están averiguando lo de la fiesta de graduación de los niños... muy inocente e informal yo, le digo

“en una casa? una tardecita, que cada quien lleve algo?”

“noo” me responde indignada, “ en un local, con comida y bebida y toda la cosa, en la noche”

“con piñata?” vuelvo a preguntar.

“no, creo que no” dice.

“ah, pues a quién vamos a festejar, entonces? Creo que una graduación de kinder no amerita todo el protocolo de una de universidad... a mí me estresan mucho todas esas cosas”

“Ay, que aguada eres” me dice...
y me dieron ganas de abrirle la puerta, carro en movimiento, y darle una patada para sacarla del carro. De nada hubiera servido de todas maneras, la niña venía atrás.

“y como le hiciste cuando te casaste, entonces?” me pregunta, super-sorprendida.

“espero que no estés comparando una boda con una graduación de kinder... hice algo sencillo (300 gentes, restaurant de comida china, Thank you very much!)... asi que...”

“tú no te preocupes, tú dá el dinero nomás” , como arreglando el asunto.

“pues depende, no te prometo nada” le dije, algo molesta...

No dudo que sea un paso importante, del kinder a la primaria, pero hacer toda una ceremonia en local y toda la cosa me parece que es mas festejo de grandes que de peques. Lo siento, no me interesa.

Tal vez le haga algo en casa, carne asada o algo así... maybe.

En local, por la noche? Nope.

Eso me gano por andar dando aventones:
me quieren compromenter a pagar algo de lo que no estoy de acuerdo, y aparte me dicen aguada...

Dejen mi celulitis física y emocional en paz.

Monday, April 16, 2007

onomatopeya...



Foto: Bounty Hunter IG-88, "jiirt" para los amigos...

Cuando no sabemos cómo se llama algo, le llamamos por el ruido que hace. Empezamos a llamar a los gatos “miau”, y a los perros “guagua”.


Siguiendo ésta lógica, el Terminator traía un “bababum” (pistolota), y los Bounty Hunters de Star Wars se llaman por el ruido que hacen al morir en el juego de Xbox “Star Wars Legos”: el “jiirt”, “wajco”, etc.


Ahora, hasta Gabriel se llama como hace el espía imperial: “waphit”.


Por qué? Porque el espía (en el juego) no trae pistola, sólo un celular, y se la lleva hablando en él para pedir refuerzos, y cuando habla nomás dice “waphit, waphit, waphit”...

so, Gabriel es “Waphit”...
no es todo lo que dice, pero trae el celular como tumor en la cintura (junto al beeper)...
:D

Tuesday, April 10, 2007

Empatía…



De niños, escuchabamos la frase “ésto me duele más a mí que a tí” cuando se trataba de castigar, o cuando alguien se lastimaba; nunca la creí... hasta ahora.

Por alguna extraña razón, los padres podemos sentir lo que les pasa a nuestros hijos; y estoy segura de que las señales que emiten los bukis de dolor ( o frío, calor, hambre, soledad, angustia, aburrimiento, alegría, y demás) es captada, corregida y aumentada por los receptores Maternales y Paternales. Podemos ser un poco exagerados, a veces.

El colmo de los colmos, es cuando hay empatía + ósmosis. Viajamos 3 horas en carretera el domingo (Nogales-Hermosillo), y los dos niños tomaron: agua, jugos, leche. 2 casetas de cobro significan 2 oportunidades de bajarse al baño... no quisieron.
Yo me tomé 3 traguitos de jugo (3, léase 3 miserables tragos) en todo el camino. Llegamos a la casa, y yo llegué derechita al baño. Los niños esperaron como 1 hora después para ir.
Y todavía me preguntan qué significa cuando les digo “vejigas potentes”.

Ahora entiendo la razón de que se me picaran todas las muelas, que no se me baje la pancita y que de repente aparezcan heridas en mis codos y rodillas.
No es stigmata, ya puedo respirar tranquila... al menos mientras no tengan resfriado.

Wednesday, April 04, 2007

Aaron molacho...

El martes fuimos al parque de diversiones del “Dr. Dientista”.

El costo de admisión fue X; el pagar la admisión X no incluye el precio de los paseos: nos dió el derecho a saber que la foto del recuerdo cuesta X/2, y que subirse al paseo de “Sácame 2 dientes” cuesta 3X. Todo en múltiplo de X... nice. Algebra aplicada, ya ven que sí se usa?

Lo interesante de éste parque es que para disfrutar los paseos la adrenalina es rociada con spray; en mis tiempos, la adrenalina era inyectada con una jeringa de 3 metros, y era tan potente que de sólo ver la jeringa la adrenalina llegaba a la boca, como por ósmosis.

Hoy no, con un spray maravilloso en la encía se difruta el paseo. Hasta el día siguiente se siente algo... aún con esos precios, así sí dan ganas de pasearse en éste tipo de parques.

En lugar de paleta al final, le regalaron un carrito patrulla... Aaron superinvitado a volver...

A comer por un lado por algunos días, y con popote.


Monday, April 02, 2007

Fodongos in training? The Master speaks...


Siempre he sido de un estilo de vestir muy atlético (nótese: estilo de vestir, no estilo de vida). Estando en la Universidad, a The Claude siempre se la podían encontrar en shorts y tennis; a La Lety, en jeans y botas vaqueras; a La Ana María, con sus blusitas de florecitas y huarachitos.

Así como hay una línea muy fina que divide a los dementes de los genios, hay una línea también igual de delgada que divide al estilo casual y al fodongo. Comfort before style.


Entre nosotros, bromeabamos que nuestros hijos (que vendrían como 10 años después) andarían vestidos muy probablemente igual que nosotros. Cuando menos, yo sí lo he cumplido.
Mis jijos están acostumbrados, en verano, a andar :
-Descalzos o con calcetas por la casa.
-En shorts y camisetas.
En invierno, andan:
-con pantunflas.
-con sweat pants.
Ropa cómoda de traer puesta, y fácil de lavar, que no se plancha (yey).
No sabía yo qué tan acostumbrados estaban, hasta que en la semana vieron a su papá en ropa de vestir. Venía bajando la escalera (como esas entradas triunfales que hacen las princesas en las películas), y ésta fue la reacción que causó:
Isaac: “te ves gordo”
Aaron: “parece que te pusiste una camisa de mi Tata”

El colmo de los colmos, fue el día de la fiestecita de Aaron en el kinder. Por supuesto, Isaac nos acompañó (es mi archivo adjunto, pues). Lo puse según yo, muy guapo: con una camisa a cuadros naranjas que le habían regalado y que no había estrenado. Después de vestirlo, salgo del cuarto, y me grita hasta el otro cuarto:
“mamá, la camisa que me pusiste está rompida!”

Yo andaba apurada, e inmediatamente pensé en regañarlo por haberla rasgado y camino al cuarto hice inventario mental de su closet para ver qué mas le podía poner. Llego al cuarto e inspecciono la camisa.

“De dónde está rota?” le pregunto. “de aquí” me dice, abriendola de enfrente, de entre los botones. Le explico que no está rota, que así queda por los botones, que no importa que se vea para adentro la camisa interior.

“pero si cabe mi mano”, me dice. No le gustó, pero se la dejó.


En comparación de las camisetas, las camisas de botones les parecieron frágiles, vulnerables, engordadoras y con la capacidad de hacer vieja a la gente.
Que tal?