Tuesday, July 24, 2007

Y yo que pensé que lo había visto todo...

Casa de empeño con "drive thru" de 24 horas? No impresiona.
Niña sentada atrás de un pick up? Bah.

Chequen al de la moto.

La necesidad es la madre de todos sus hijos.

Tuesday, July 17, 2007

shhh...

Fué uno de esos momentos.
Terminando de comer, subimos a la estancia los cuatro: papá se sentó frente a la computadora, pero no la prendió porque estaba ocupado comiendo un chocolate. Aaron fue al baño. Isaac se sentó en el sillón junto a mí, comiéndose otro chocolate. No hay tele prendida todavía. En eso se apaga el aire acondicionado (no se descompone, nada más se apaga el compresor).
Resultado: silencio.

Muy despacito, le pregunto : “Isaac, escucha... que oyes?”
“Nada”, me contesta, igualando decibeles.

El silencio sigue. No decimos nada, y sólo nos vemos a los ojos los tres que estamos en la estancia, como retandonos a ver quién rompía el silencio primero.
Cuanto tiempo fué? Creo que 10 segundos. Pudo haber sido menos.


Se escucha un grito desde el baño : “NO HAY PAPEL”

No tiene nada de gracioso estar en el baño, necesitar papel y que el totoroto esté vacío (cualquiera que tenga niños en pre-escolar sabe qué es el totoroto).

No tiene nada de gracioso, pero nos reímos a pata suelta los cuatro. Es una de esas situaciones en las que “you had to be there”.

Es bello romper el silencio con una carcajada.

Silence can be overrated sometimes.

Monday, July 16, 2007

Y sólo tiene cuatro...

Todo el día pregunta y pregunta. A todo le encuentra orden numérico; todo tiene su motivo ordenado. Hasta le dijo a su tata que el sol se va a dormir en base a los números: a las ocho.

“El uno y el uno, que número hace? el cuatro, el tres y el siete, que número hace?”

Me asombra: “Si el dos no está, del uno sigue el tres”

Me atormenta: “Me gusta el sandwich partido en tres, no en dos”.

Me enorgullese: “somos cuatro, pero si viene alguien mas somos cinco”.

Me enternece: “Te quiero cien”.

Es fascinante verlo tratar de entender lo infinito del número: "existe el dos mil? existe el cuarentaysiete? existe el tres millón?"


Luego siguen las preguntas: "tres es poquito?"
Le digo que depende: tres dulces? "son pocos" contesta inmediatamente. Tres patadas? "ah, son muchas?" Parece entender... y al rato me pregunta que si cinco de algo es poco.


10-4.

Friday, July 06, 2007

Manual para hacer fiestas xboxless, en casa y sin patio…

1. Es bueno festejar 2 cosas al mismo tiempo: como el cumpleaños número 4 de un niño y una graduación de otro. Dos pájaros de un tiro!


2. No se preocupen por tener el piso limpio, se llena de globos y ya.

3. Esconder los controles del xbox. Sólo sacarlos en una emergencia. No falta el niño insistente: darle largas e invitarlo a jugar mañana.
4. Ponerle la cola al burro? Nope. Pero que tal si le ponemos unos bigotes a Superman? O unos calzones? No falta el chistosito que le ponga los calzones en la cara, el logo en los calzones y la barba de candadito al Flash
.
5. Hacer comida fácil de servir. Asegúrate de tener huevos con jamón, porque es obvio que a algún niño se le va a antojar.
6. Invita a niños y niñas de todas las edades: de 3 a 10 años. Las 6 niñas jugarán a la escuelita, y los 9 niños correrán por toda la casa.


7. Pon horario. Invítalos a comer a la 1pm, y así para las 7 pm ya no va a haber nadie.
8. La piñata? Hace más de 43 grados afuera. Así que al piso, y que la pateen entre todos. Not quite the pretty sight as you might think.
9. A todas las mamás que se quedaron abajo en la sala, les aseguras que mientras no corra la sangre por la escalera, los niños están bien.
10. NO se recomienda tener a 15 niños encerrados comiendo dulces! La bolsita de dulce se dará al finalizar su estancia en la fiesta. He dicho.
11. Ya terminada la fiesta, bañado y cambiado, con los bigotes de soda de fresa bien puestos, dale los controles del xbox 360 al cumpleañero, y que juegue hasta que se duerma.


Para motivos prácticos, ya eres un tetrajuliano!

Muchas felicidades Isaac, mi chiquito pero picoso!

Una bella sinfonía!

Cualquier integrante de una orquesta sabe tocar su instrumento en cuestión; sólo necesita al director para que le diga cuándo empezar y a qué ritmo ir tocando la canción.
Así estuvimos por 2 años, yo dirigiendo al ritmo de:
-“Aaron, ya son las 8 de la noche, acuéstate”
-“Aaron, ya son las 7 y media de la mañana, levántate”
-“Aaron, ponte el uniforme, péinate y baja a desayunar”
-“Aaron, termina de comer y sube a lavarte los dientes”
-“Aaron, cámbiate el uniforme porque lo manchaste de pasta de dientes”




Dos años de corre y corre, que culminan en una ceremonia calurosa (a las 9am, pero ya con casi 40 grados!) y muy bonita.
Dos maestras buenas en su negocio: Patty y Sandra, gracias!
Nuevas amistades: “compartí mi lonche”...
Nuevas enemistades: “me tiró las galletas”...
Dos años de rodillas escolares raspadas (que la maestra debió haber cuidado), que son diferentes a las rodillas hogareñas raspadas (que él mismo se lo buscó).
“Mamá, mi hermano ya va a entrar a mi escuela vieja?” fue la pregunta que me hizo saber que ya estaba listo para dejar el kinder.

Nos salió bien la overtura... pero el concierto de Aaron apenas comienza...

Felicidades, mi nene bello!!

Thursday, July 05, 2007

De vuelta...

Muchas cosas: graduaciones, cumpelaños, vagaciones en Puerto Peñasco...
al rato los pongo al corriente... tengo muuucha ropa que lavar...