Wednesday, November 28, 2007

Fearless leader...

Al sonar la campana de la primaria (sí, todavía usan una campana como Dios manda), salen los niños del salón formados en fila india, y así caminan hasta la puerta de la escuela, donde la maestra hace entrega oficial a los padres del encargo con patas.

El Hexabrileño tiene permiso de salirse de la fila para irse con su tía (maestra de otro salón), y se regresa a la casa con ella. No problem.

Un día, no se iba a ir con su tía de regreso, sino con nosotros. Caminando hacia afuera del salón, decide ir al baño y se sale de la fila (como otros tantos días) pero como no se va con su tía los niños que están en la fila atras de él lo siguen al baño. Llega la maestra a la puerta de la escuela como con 6 niños nada más. De un grito los regresa a todos.

Son como 600 niños, y si no van acomodados se pierden en el mar de bukis. A la tía (embarazadita, por cierto) hasta se le bajó la presión por el susto de no ver al niño a la hora de la salida... ni modo, se hizo acreedor (merecidamente) de un buen regaño por parte de las 2 maestras (la propia y la tía).

Yo siempre le he dicho que sea original, que no imite las malas acciones de los otros niños; que ponga buen ejemplo. Comprobado: Es líder. Los puede llevar a todos al baño, aunque nadie más tenga que.

Wednesday, November 21, 2007

Ley de la vida...

El Tetrajuliano viendo una foto de la luna de miel.
"Mamá, ahí traías a mi hermano en la pancita?" (Madre Santa! Así empiezan los chismes).

"No, primero nos casamos, y mucho tiempo después tuve a tu hermano en la pancita, y luego nació".

"Ah, y entonces se casaron 2 veces, para que naciera yo?"

Santo Niño de Atocha! Con el cuento de que le gustan las matemáticas, ya sacó cuentas y ya sabe que algo tuvo que haber pasado (cuando menos 2 veces) para poder nacer su hermano y él.

They grow up so fast...

Sunday, November 11, 2007

Too much information...



"Quién mató a una bicicleta?" pregunta el Hexabrileño.

Demasiada información sobre protocolo policial...
Muy poca información sobre señales de tráfico.

Friday, November 09, 2007

Y los fijados, no vinieron?

Me encanta cuando toman una palabra y la dicen una y otra vez, cantandola. Se me hizo raro el otro día que Isaac cantaba “factura, factura”. Es lo que ha estado escuchando en casa... soy la tesorera, pues...

Algo más que escuchan mis niños es a su mamacita querida, haciendo ruidos. NO me refiero a los ruidos gástricos, estomacales o intestinales. Hago ruido cuando me agacho o algo algún esfuerzo. O cuando me siento. Cuando me levanto. Estoy segura de que hago ruido hasta cuando respiro.

Es un leve quejido, pero que no pasa desapercibido por los fijones. A mis treintamuchos años (2 cesáreas y 2 operaciones de columna) el quejarse un poco al hacer cualquier esfuerzo no es nada.

Tardé como 10 minutos cortandole las uñas de los pies al Hexabrileño. Sentada, pero agachadita. Al querer incorporame, me quejé de dolor de espalda. Comprensivo, mi niño sólo dijo “Nana Claudia”, riendo. Le dije que también me dolían los ojos, y que le iba a seguir cortando las uñas con los ojos cerrados. Dejó de reir.

Pensé que eso iba a ser todo. Pasaron los días, y una tarde que llegaron de la escuela estaba la estancia limpia, sin juguetes tirados. “qué pasó?” preguntó el Hexabrileño. “pues los levanté” dije yo. “Los levantaste? Nana Claudia?” “Si, Nana Claudia los levantó”.

La frase Nana Claudia ya se hizo sinónimo de esfuerzo.




Hoy fuimos de paseo a la Escuela de Agronomía, y llegué molida. Cometí el error de decirlo, y empezó la cantaleta “Nana, nana”... pero se me hizo justicia: en lo que cantaba, el niño se tropezó y besó el suelo con las pompis. Me acerqué, le pregunté si estaba bien, me dijo que sí, pero que le dolía. “Te duele? Tata Aaron” le dije.

Sweet.