Friday, November 09, 2007

Y los fijados, no vinieron?

Me encanta cuando toman una palabra y la dicen una y otra vez, cantandola. Se me hizo raro el otro día que Isaac cantaba “factura, factura”. Es lo que ha estado escuchando en casa... soy la tesorera, pues...

Algo más que escuchan mis niños es a su mamacita querida, haciendo ruidos. NO me refiero a los ruidos gástricos, estomacales o intestinales. Hago ruido cuando me agacho o algo algún esfuerzo. O cuando me siento. Cuando me levanto. Estoy segura de que hago ruido hasta cuando respiro.

Es un leve quejido, pero que no pasa desapercibido por los fijones. A mis treintamuchos años (2 cesáreas y 2 operaciones de columna) el quejarse un poco al hacer cualquier esfuerzo no es nada.

Tardé como 10 minutos cortandole las uñas de los pies al Hexabrileño. Sentada, pero agachadita. Al querer incorporame, me quejé de dolor de espalda. Comprensivo, mi niño sólo dijo “Nana Claudia”, riendo. Le dije que también me dolían los ojos, y que le iba a seguir cortando las uñas con los ojos cerrados. Dejó de reir.

Pensé que eso iba a ser todo. Pasaron los días, y una tarde que llegaron de la escuela estaba la estancia limpia, sin juguetes tirados. “qué pasó?” preguntó el Hexabrileño. “pues los levanté” dije yo. “Los levantaste? Nana Claudia?” “Si, Nana Claudia los levantó”.

La frase Nana Claudia ya se hizo sinónimo de esfuerzo.




Hoy fuimos de paseo a la Escuela de Agronomía, y llegué molida. Cometí el error de decirlo, y empezó la cantaleta “Nana, nana”... pero se me hizo justicia: en lo que cantaba, el niño se tropezó y besó el suelo con las pompis. Me acerqué, le pregunté si estaba bien, me dijo que sí, pero que le dolía. “Te duele? Tata Aaron” le dije.

Sweet.

6 comments:

Juan Diaz said...

jejej muy bueno... saludos

Miryam said...

WOW, se fijaron en la panza de la vaca??

Por cierto, y hablando de vacas, yo les tengo un temor espantoso!

Saludos!

Marcela said...

great laugh... would have loved to see his face when you got him back... must have been priceless

Claude Sandbed said...

juan: hola

Miryam: estaba pero si bien embarazadita, la vaca!

marcela: priceless, indeed!

monchis said...

jajajaja so sweet claude

masgorelli said...

no sabes cuanta gracia me hace cuando les dices para indicarles torpezas en sus movimientos, o cuando se quejan de la columna, coyunturas y otros, Tata Aaron o mejor Tata Isaac, supongo que ellos saben que sus tatas, por su edad, es natural que sufran esos "inconvenientes", ni modo es la ley de la vida.
Quitense viejos, no estorben, nosotros mandamos ahora.