Thursday, June 30, 2011

De economía y carne asada...

Siempre me causa pesadez el ver que un local comercial cambia de giro: me imagino la carga económica de los dueños, de su incapacidad para sostenerlo, de su dolorosa decisión de cerrar, vender o entregar el local, etc.
Cuando era pequeña, en la esquina de la cuadra donde yo vivía había un local en donde cada cierto tiempo eso pasaba: era farmacia, luego vendían pinturas de casas, luego era ferretería, etc. Siempre me llamó la atención que enseguida había una zapatería que todavía hasta hoy opera en el mismo lugar. Conclusión: uno puede dejar de comprar medicinas, puede uno no pintar su casa o arreglarla... pero, andar descalzos o con zapatos feos? Nunca.
Cerca de donde vive una tía, por muchos años hubo un expendio de cerveza; empezaron los problemas con los vecinos cuando el expendio cerró y abrieron una funeraria. "Se van a impresionar los niños" decían los vecinos molestos. No es más impresionante ver de diario a unos borrachitos tirados en la esquina? Just saying...
Lo que me quita la pesadez, es pensar si hay "ecos" (por falta de mejor palabra) del giro anterior: ésto es, si hay algún tipo de influencia del viejo negocio sobre el nuevo.
Por ejemplo, cerca de donde vivía mi madre (ahora vive commigo) la referencia para llegar a su casa era : "te vas por todo le boulevard, y das vuelta en la veterinaria, donde está la estatua gigante del toro"... la referencia era bastante obvia, pues era evidente que era toro, y no vaca.
Con el tiempo, cambia el giro del local: ya no es veterinaria, sino taquería de carne asada.
Cada vez que paso por ahí, no me da pesadez, sino risa: serán los mismo dueños? por qué cerraron la veterinaria y abrieron una taquería? sería tan mal veterinario el fulano que se le empezaron a morir los animales? Y la última pregunta, las más macabra: De qué son los tacos?
Dicho sea de paso, NUNCA he ido a comer ahí... ni creo que lo haré.

Tuesday, June 28, 2011

Top 40

Hello, blog... how are you? Feeling a bit neglected and abandoned? Don't worry, mommy's here. Like a friend said to me "así como lo dejaste lo agarras?"... yeah, just like that.


Some weeks ago, something important happened to me: I have been dragging 39 for a while, until I turned 40. I made my favorite dish, lasagna, drank 2 glasses of red wine. Chocolate Ice cream cake. What else could I ask for?

Well, as it turns out, I can ask for a lot of things... not all of them are given to me, of course.

I'd like to share with you my top 40 favorite things... my family and friends are not there, 'cause they are not things, ok? They are listed in no particular order...

1. Stephen King's books
2. Dark chocolate
3. Ranch dressing
4. The beach... not the ocean, the sand...
5. To laugh with friends and family
6. A nice kiss ( and its consequences, wink wink!)
7. Coffee... cream and 2 sugars, please!
8. New clothes
9. New make up
10. new markers
11. Gummy bears
12. The internet
13. My laptop
14. Xbox 360 ... kinect rules!
15. Cheese
16. Wine... after cheese I thought of wine, isn't it curious? A michelada would do fine, too
17. A good sci-fi / terror movie
18. Interesting conversation
19. Some types of medication: I love chemistry!
20. Tennis shoes
21. Somebody to do my hair
22. A nice parking spot
23. To be loved by students
24. To be paid attention by students
25. Cats
26. Las Vegas... Online Poker
27. Road trips in the U.S.
28. Star Wars video games
29. Silence
30. Chocolate ice-cream
31. Root beer
32. Take pictures
33. See old pictures
34. Blokus and Scrabble
35. Lasagna
36. Clean laundry, folded and put away
37. Taking a nap
38. Taking control
39. Making lists
40. Taking a break



So there... in 10 years, I'll do my top 50. Deal?

Monday, June 27, 2011

De elote, por favor...

Pueden o no tener sentido, pero el hecho es que las reglas existen. Siempre que nos lo proponemos, nos las ingeniamos para romperlas.

Los elotes enteros en el supermercado están en oferta; al parecer, es muy buena oferta porque cada 3 minutos se escucha por el altavoz "Elotes a 90 centavos, 6 elotes por persona". Supongo que si alguien intentara llevar 7 elotes, lo haría candidato inmediato a la humillación, ridiculización y sería puesto en prisión sin oportunidad de fianza. O simplemente le negarían el servicio... no sé.
Ya estoy en la fila, a punto de empezar a bajar las cosas del carrito para que las empiece a marcar la cajera. Se me acerca una señora que hace fila en la caja de enseguida, y me pregunta "Lleva elotes? no? me puede pagar 6?" Le dije que sí, y me los dá con 10 pesos para pagar.

Pagué lo mío y sus 6 elotes.
No fué algo ilegal, pero según el supermercado no se valía.
Ya me parecía que a la salida, el guardia me iba a preguntar (como cuando te subes a un avión):

"Ud. empacó sus bolsas de mandado?" - No, me las empacó un muchachito.

"Alguien más estuvo cerca de sus bolsas?" - Si, el muchachito antes mencionado, que por cierto, puso los tomates hasta abajo.

"Lleva objetos líquidos, como shampoo...?" - Si, ya nos hace falta para bañarnos.

"Lleva armas de fuego o municiones?" - No, pero los elotes pueden explotar en palomitas.

"Lleva más de 6 elotes?" - No, cómo cree.

Le dí a la señora sus elotes, y no me dió ni la feria. Soy una contrabandista pésima.

Blog: te extraño...